Mareta, mareta, no’m faces plorar – Anònim (ca.1700), Alacant: Montserrat Figueras, Arianna Savall, Marc Hantaï, Xavier Díaz-Latorre, Jordi Savall, Dimitris Psonis


Mareta, mareta, no’m faces plorar – Anónimo (ca.1700), Alicante.
(Nana. “Cancionero Musical de la Provincia de Alicante”- Salvador Seguí).

Intérpretes:
– Montserrat Figueras (Canto).
– Arianna Savall (Canto).
– Marc Hantaï (Flauta travesera barroca).
– Xavier Díaz-Latorre (Guitarra barroca).
– Jordi Savall (Viola de gamba).
– Dimitris Psonis (Campanillas)
(http://www.alia-vox.com/)

Jordi Savall on Spotify: https://play.spotify.com/artist/3faEZ…

Jordi Savall on Facebook: https://www.facebook.com/JordiSavallO…

Imágenes: Pinturas de Remedios Varo (España).

LETRA:

– Mareta, mareta, no’m faces plorar,
compra’m la nineta avui qu’es el meu sant.
Que tinga la nina hermosos els ulls,
la cara molt fina i els cabells molt rull.

– Marieta, Marieta jo es cantaré
una cançoneta que ta adormiré.
Dorm-te, neneta, dorm si tens son.
Dorm-te, neneta, dorm si tens son.

[TRADUCCIÓN]:

– Madrecita, madrecita, no me hagas llorar,
cómprame la muñequita que hoy es mi santo.
Una muñeca que tenga los ojos muy bonitos,
la cara muy fina y los cabellos muy rizados.

– Marieta, Marieta, yo te cantaré
una cancioncita y te dormiré.
Duérmete, nenita, duerme si tienes sueño.
Duérmete, nenita, duerme si tienes sueño.

[LA CANCIÓN DE CUNA]

A lo largo de todos los tiempos y más allá de todas las fronteras culturales, cantar ha sido una de las manifestaciones vitales fundamentales de la existencia humana. Junto con los llantos fúnebres cantados, las danzas y canciones relacionadas con galanteos y bodas, los cantos de trabajo o la música para actos rituales, la interpretación de canciones de cuna se remonta ya a tiempos inmemoriales. En este sentido, ningún otro ámbito musical es tan similar ni va tan estrechamente ligado a la esfera vital femenina como éste, ya que salvo contadas excepciones -como representaciones teatrales con actores masculinos- el arrullo de un bebé, y con ello también el canto tranquilizante de las canciones de cuna, quedaba reservado a la vida diaria de las mujeres. Aunque no siempre se trataba de la madre del niño: así, las damas nobles de la Europa medieval y de principios de la Edad Moderna casi nunca arrollaban a sus niños, sino que se los entregaban a una niñera; del mismo modo que, en la vida cotidiana rural, las obligaciones del campo durante siglos conllevaron que fuesen principalmente las mujeres mayores o las chicas jóvenes quienes se encargasen del retoño.

También desde el punto de vista musical, en todas las culturas, las canciones de cuna presentan a menudo, más allá de una variedad y diversidad obvias, una serie de características similares: en la mayoría de casos, se trata de canciones en estrofas con una tesitura normalmente baja, facilmente accesible para cantantes inexpertas. Además, a menudo están formadas por un bajo número de componentes melódicos, algunos de los cuales, a veces, se repiten dentro de una misma estrofa; a esta melodía se añade la letra de más estrofas de forma arbitraria hasta que el niño se duerme. Muchas canciones poseen además un refrán o estribillo, que contiene sílabas de arrullo onomatopéyicas como las sílabas “nana” en español, “ninna nanna” en italiano, “nana-nana” en portugués, “lulla lulla” en inglés, “noumi, noumi” en hebreo, “bayu bay” en ruso, “eya eya” en latín …
Especialmente en el estribillo se optaba una y otra vez por una articulación rítmica bastante homogénea, de modo que, paralelamente al canto de la melodía, se pudiera realizar el tranquilo y cadencioso movimiento con el que se arrollaba al niño hasta que se dormía.

Las canciones de cuna se trasmiten de generación en generación y, en algunos casos, pueden llegar a convertirse paulatinamente en un modelo conocido y reproducido en todo el territorio de una región o de un país entero; aunque tampoco es extraño que, por el contrario, a lo largo de la transmisión oral, se modifiquen, ya sea con la aparición de variantes melódicas o con adornos vocales, mediante modificaciones del texto o la improvisación de nuevas estrofas.

Desde el siglo XVI, las canciones de cuna encontraron cabida en las composiciones de música culta, ya fuese en forma de transcripciones y armonizaciones directas o extensos arreglos de modelos tradicionales, o bien de un intento consciente de reproducir una sonoridad popular en composiciones de nueva creación.

La nana “Mareta, mareta, no’m faces plorar” que ya existía en el año 1700 y que aquí se interpreta en forma de diálogo de dos cantantes, trata del deseo incumplido de una niña de que le regalen una muñeca el día de su santo.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s